17 de junio de 2024

Los locales plantaron bandera

Felicidad total es Francia, en un excelente arranque en su debut en la copa del mundo, los locales lograron ganarles a los All Blacks por 27 a 13. Damian Penaud logró empezar la levantada, para luego terminar de sentenciar el resultado (Foto: Rugby World Cup)

En un estadio repleto que deleitó sus ojos ante el mejor rugby del mundo, Francia puso su nombre en la lista de candidatos para quedarse con la World Cup. Sabían de entrada que tenían la obligación por ser locales, se llevaron la victoria frente a Nueva Zelanda y demostraron ser un rival duro para todos los que se les cruce. Jalibert fue uno de los mejores jugadores del encuentro, mientras que Thomas Ramos demostró que tiene una de las mejores patadas, haciendo así ver a los hombres negros con muchas dudas.

El comienzo del encuentro estuvo muy lejos de lo que se vio más tarde. Los All Blacks arrancaron con todo su material a disposición tratando de imponerse, una mirada llena de furia y sumada la baja del capitán Sam Kane, fueron los primeros en abrir el marcador tras una pelota cruzada por Beauden Barrett que tomó por la punta el wing Mark Telea. Sin embargo los locales no se iban a quedar de brazos cruzados, luego de dos minutos pudieron romper su tablero con un penal de Ramos.

Los minutos posteriores ya fueron más de análisis para ambos equipos. Patadas hacia el fondo buscando conseguir adelantar terreno, devoluciones, hasta que por fin pudieron visualizar y entender por dónde tenían que atacar. Mientras esto pasaba a los franceses se les sumó un lesionado más Julien Marchand que solo pudo estar en cancha por once minutos.

En transcurso del partido, Nueva Zelanda se iba sintiendo más cómoda en cuanto al contacto y a la hora de expandir su juego. Mientras que Francia trataba de corregir las dudas que los acechaban, los hombres de negros comenzaron a comer terreno enemigo con juegos largos y cortos, generando buenas sucesiones. Pero no cambia muchacho el resultado ya que era un partido de patadas a los palos de un lado al otro.

Los All Blacks empezaron a mostrar sus falencias en el lado izquierdo de scrum, que fue claramente aprovechado por los locales. Dos penales de manera consecutiva de Ethan De Groot hicieron que los franceses se metieran de lleno en el encuentro y a los 28 minutos del primer tiempo empezaron a mandar ellos en el marcador 9 a 8 con una patada excelente de Ramos desde mitad de cancha. Así dimos por finalizada la primera etapa.

Comenzó con una segunda totalmente distinta, donde Francia fue el que inició con todo en el arranque buscando imponerse. Pero los Maori serían los primeros en golpear, en un línea jugado de tap, un sombrerito posterior de Ardie Savea y una apertura desde el ruck de Scott Barrett harían que Mark Telea marque su doblete en el encuentro.

Los galos a pesar de esto, no decidieron darse por vencidos y siguieron jugando sus juegos con los backs. De esta manera casi logran conseguir su primer try en el mundial cuando Jalibert se la cruzó a Penaud que corrió contra la línea y apoyo. Decisión que luego el TMO confirmó que había salido del campo de juego.

Pero lejos de quedarse con esto, Penaud se tomó revancha. Tras nuevamente una gran jugada de Jalibert, Damian apareció por la punta y puso a Francia arriba del marcador en el minuto 57′. Luego de esto Will Jordan cometió un penal absurdo en un salto del rival por la pelota y se fue con amarilla.

A partir de esto Francia pasó a ser amo y señor del partido, bajando el nivel del encuentro, aprovechando errores de los All Blacks. Penales de Ramos e inclusive el try de Melvyn Jaminet sobre el final para hacerse dueños del partido y mandar un señal que tranquilamente se pueden quedar con su grupo.

Video: Rugby World Cup

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *